¿Qué es ser Catequista?

E-mail Imprimir PDF

¿De dónde viene el llamado de ser catequista?¿Cuál es la misión?

Partamos del hecho de que el ser catequista no es una casualidad o solo querer, sino que es un llamado que Jesús nos hace para servir a su Iglesia.

Como sabemos, en la Iglesia hay muchos Carismas, y cada Carisma con su misión dentro de la misma misión.

Por el Bautismo primeramente y posteriormente por la Confirmación, cada cristiano tiene la misión de ser responsable de los demás, y debe como el Profeta anunciar, denunciar y acompañar.

La Iglesia para cumplir la misión que le encomendó Jesús, esta organizada, tiene a sus sacerdotes, religiosos y demás ministerios.

Nos dice el documento de Puebla.
“La Iglesia, para el cumplimiento de su misión, cuenta con la diversidad de ministerios. Al lado de los ministros jerárquicos, la Iglesia reconoce el lugar de los ministros desprovistos del orden sagrado.

Por tanto, también los laicos pueden sentirse llamados o ser llamados a colaborar con sus pastores en el servicio a la comunidad eclesial, para el crecimiento y vida de la misma, ejerciendo ministerios diversos, según la gracia y los carismas que el Señor se dignó concederles” (804).



CATEQUESIS COMO VERDADERO MINISTERIO

 



Hna. Sandra G. Alvarado U.

Ines Broshuis, Para ti catequista, Dabar, 1995.
Luis Otero- Joan Brulles, Identidad y Espiritualidad del catequista, CCS, Madrid, 1999.

Estamos invitadas a ver la catequesis como un verdadero ministerio, Juan Pablo II decía que la catequesis debe ser la primera preocupación de los obispos.

Veremos que significa cada Palabra:
Catequesis: latino (Catechesis) Instrucción de la doctrina cristiana; enseñar, predicar.
Ministerio: del griego (diakonos) que es servicio

Por lo que decimos y con mucha seguridad, que el catequista no actúa solo, sino con la Iglesia ligado a la comunidad parroquial, a su párroco, con los demás catequistas de la comunidad, y aquí tenemos un claro ejemplo en los discípulos de Jesús que formaron una comunidad entorno a él y no así mismos.

También lo vemos cuando Jesús los manda de dos en dos a predicar (Cfr. Lc. 10,1).
Así que el catequista no trabaja solo, es en conjunto, lo cual nos ayudara a tener certeza de que Dios esta en nosotros (Donde estén dos o tres reunidos ahí estoy yo) (Cfr. Mt. 18, 20)

Preguntémonos en realidad ¿Me siento llamado a ser catequista? ¿Quién me llamo?

Como ya lo decíamos, nuestra vocación (llamado) a ser catequista tiene su fundamento en nuestra vocación de cristianos por medio del Bautismo y la Confirmación.

El llamamiento a ser catequista no es una “súper vocación” añadida desde afuera; sino que debemos verla en concordancia con los llamados que leemos en la Biblia.

Por lo que vamos a ver las características de la vocación, y más específicamente, la vocación de ser catequista.

1. Dios Llama desde una situación concreta: es decir, surgió con algún acontecimiento, del cual tomamos conciencia de que podíamos hacer algo por la catequesis de nuestra comunidad. (ver que no hay catequistas y existen muchos niños que esperan recibir catequesis).

2. Llamado de Dios: este llamado no proviene de nuestra voluntad, (muchos nunca nos imaginamos que seriamos catequistas) Dios fue el que tomo la iniciativa valiéndose de personas, hechos, sentimientos etc…

3. Llamado a anunciar su Palabra: No es para un bien personal. Somos enviadas para el bien de los demás. Ser pregoneros de la Palabra, portavoces del mensaje del Señor.

4. El llamado nos exige renuncias y sacrificios: en el ejercicio de nuestro ser catequistas, nos vamos dando cuenta que esto exige sacrificios, como lo es de dejar de realizar algo que nos gustaría, para cumplir con nuestro compromiso, dejar de asistir a reuniones, y aquí entraría el preparar bien nuestra catequesis, aunque sabemos que el tiempo con el que contamos es poco.

5. La llamada se renueva cada día: por lo que podemos experimentar tanto momentos de alegría, como lo es de cansancio y fatiga, de repente el entusiasmo desaparece y las fuerzas se acaban, pero ahí es donde debemos recordar que hemos sido llamados y pedirle al que nos llamó los dones que necesitamos para renovar nuestro compromiso a pesar de las adversidades.

6. Abarca toda nuestra vida: esto es muy importante, ya que no somos catequista solo de una hora, como el sacerdote o la religiosa o el matrimonio tampoco lo es, el ser catequista implica toda la vida, y que se vea en nuestras acciones que tratamos de vivir las enseñanzas que tanto predicamos, claro sin caer en fanatismos.

 

  

 

Comentarios  

 
0 #4 ingrid bombiela 24-04-2013 18:08
excelente articulo, me despejo muchas dudas acerca de mi vocacion de ser catequista y nos motivo en mi encuentro , mil gracias DIOS los bendiga :-)
Citar
 
 
0 #3 susana 28-01-2013 10:15
Me encanto esta lectura. Yo también soy catequista, y en mi primer año me costó muchísimo. A veces se torna difícil por muchas situaciones que se presentan. Yo trato de no fallar a mi gran amigo Jesús., a veces es una gran lucha interna con uno mismo. Estoy en oración, esperando la respuesta de Dios, aunque creo ya saberla., me aterra porque aun creo que no soy lo suficientemente competente para esta tarea. Más bien, porque uno debe como ser ejemplo de eso que se enseña. Y como soy joven, tengo 24 años, me falta mucho por crecer y madurar. Entonces siento una gran responsabilidad . Guau creo que me desahogue….
Citar
 
 
0 #2 isabel 19-11-2012 21:23
:lol: esto me encanto fue la respuesta de Dios a mi pregunta de por que soy catequista en verdad dios me llamo
Citar
 
 
0 #1 Nivy 26-02-2011 19:33
Hermana Sandra QUE HERMOSO, llegue a este articulo buscando un mensaje de exortacion para mis hermanos catequistas en mi parroquia en Venezuela porque he notado desanimo en nuestras reuniones y el Parroco me aconsejo una revision de ¿còmo nos sentimos como catequistas?. Su mensaje me parecio el mejor. Gracias y que Dios y la Virgen la Bendigan
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar