¿Qué es Santificar las fiestas?

E-mail Imprimir PDF

Domingo es "día del Señor"
“Santificar las fiestas” es dar un sentido de unión con Dios al descanso merecido y a la necesaria convivencia familiar.

Hoy en día hemos entendido el descanso como algo que no tiene nada que ver con Dios. Nuestras diversiones y pasatiempos en ocasiones están muy alejadas de Dios y de la convivencia familiar. A veces, incluso, no podemos asistir a Misa porque no nos dio tiempo sabiendo que el domingo es "día del Señor".

La Iglesia, en su esfuerzo por ayudar al hombre, establece un mínimo indispensable que consiste en asistir a Misa y no realizar trabajos que impidan el culto a Dios o el debido descanso.

Pecados contra el Tercer Mandamiento

Pueden existir actitudes internas que busquen un descanso inmoral, realizando
actividades peligrosas para el alma:

- Es importante distinguir el descanso como fin y no como medio, cayendo en el pecado de pereza o sensualidad.

- Si se dedica demasiado tiempo al trabajo, descuidamos a la familia, la salud física y mental, y a Dios.

- No debemos faltar a Misa el domingo o las fiestas de guardar.

El origen del domingo como día del Señor se encuentra en el Sabath judío, durante el cual ellos descansan recordando la Creación que, como seguramente recuerdas, terminó el séptimo día cuando Dios descansó.

Después de la Resurrección, los cristianos decidieron cambiar el sábado por el domingo, para recordar que ese día había resucitado Jesucristo.

Desde los primeros tiempos de la Iglesia, los cristianos se reunían el domingo para recordar todos juntos la Resurrección del Señor, como lo vemos en la primera carta de Pedro:
"En este día los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los ha salvado por la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos. (I Pe 1-3)

El sentido de asistir a Misa es reunirnos con muchos otros cristianos para celebrar juntos la Resurrección de Jesús. Por esto, decimos que el domingo es día de fiesta.

Para cumplir con este mandamiento debemos ir a Misa todos los domingos y fiestas que la Iglesia nos indique y celebrar el amor de Dios y todo lo que ha hecho por nosotros. Debemos aprovechar los domingos para rezar más y estar cerca de Dios, así como para descansar sanamente y ayudar a que otros descansen.

Para saber si estamos cumpliendo con este mandamiento debemos preguntarnos:

¿Voy a Misa los domingos y fiestas que manda la Iglesia?

¿Hago un esfuerzo por estar muy cerca de Dios durante la Misa y escuchar lo que me quiere decir?

¿Pienso en Dios los domingos?

¿Ayudo a los demás para que puedan descansar?

Autor: Carmen Caso
http://es.catholic.net

 

Comentarios  

 
0 #1 tomas 07-10-2012 08:20
Hola a todos que Dios los bendiga gracias porque e comprendido este mandamiento.soy joven y quiero seguir por los caminos del Señor.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar